EMPLEO JUVENIL

 

EMPLEO JUVENIL Y SU DERECHO A LA FORMACIÓN EN EL SALVADOR

Resumen:

La normativa laboral Salvadoreña cuenta con los parámetros básicos para la protección de los jóvenes trabajadores, incorporando como leyes de la República los Convenios de la Organización Internacional del Trabajo que vinculan a este grupo de la población.

El país cuenta con programas  dirigidos a la población juvenil, con el objeto de capacitarlos y formarlos para que su inserción al mercado de trabajo se facilite y de esa forma sean competitivos, ya que a más años de estudio mejor es el empleo al que pueden incorporarse.

En términos generales, se define a la juventud como la etapa del ciclo vital anterior al comienzo de la vida adulta, en la que influyen factores como la edad promedio a la que los jóvenes completan su educación y su formación inicial y la edad promedio a la que éstos empiecen a desempeñar su papel de adultos en la comunidad. La definición habitual en las Naciones Unidas de jóvenes se encuentra comprendida en las personas cuyas edades están entre los 15 y los 24 años[1].

En El Salvador el rango de edades para la definición de “juventud” está basado en el parámetro que establecen las Naciones Unidas, aunque el término joven hace algunos años no se utilizaba, existían solamente los términos como menor o adulto siendo la diferencia entre estos que el adulto era el que cumplía su mayoría de edad (18 años), introduciéndose la palabra o el término joven hace muy poco tiempo, con la creación de la Secretaría Nacional de la Juventud[2] en el año 2004, la cual fue a iniciativa de la Presidencia de la República, quien incorporó su creación en el Plan de Gobierno “País Seguro” y a su vez le ha dado prioridad al programa presidencial “El Salvador: País Joven” el que tiene como fin la atención a los jóvenes en temas como: proyecto de vida, educación de la sexualidad, prevención de violencia, capacidades laborales, inserción laboral, educación, entre otros.

  1. EMPLEO JUVENIL. 

En los últimos años, el creciente desempleo mundial ha afectado especialmente a los jóvenes. El número de jóvenes desempleados aumentó de forma constante entre 1993 y 2003, hasta alcanzar el máximo actual (aunque el aumento continúa) de 88 millones de jóvenes sin empleo. Esto sitúa la parte de los jóvenes en el total del desempleo en el 47 por ciento, cifra especialmente preocupante dado que los jóvenes representan sólo el 25 por ciento de la población en edad de trabajar.[3]

En El Salvador las dos terceras partes de la población poseen menos de 30 años; el 20% comprende entre los 15 y 24 años, lo cual coincide con las tendencias mundiales de los países en desarrollo, según las Naciones Unidas. Este aspecto demográfico se refleja, además, en términos económicos: en 2003, la juventud salvadoreña representó la cuarta parte de la Población Económicamente Activa (PEA), que constituye la oferta laboral más importante, según grupos etários. La PEA joven, que está conformada por personas ocupadas y desempleadas, enfrenta una serie de desventajas laborales en relación con las personas adultas. Entre las y los jóvenes ocupados, el 40% posee un subempleo invisible y trabaja el mismo tiempo que un adulto por menos dinero. Así, el 13% de la población de 15 a 24 años se encuentra desempleada (15 en el caso de los hombres, 10 en el caso de las mujeres), porcentaje que se duplica en comparación con el de los adultos (25 a 45 años) y se triplica, si se compara con el de los mayores de 45 años.

[1] Naciones Unidas: Statistical Charts and Indicators on the Situation of Youth, 1970-1990 (Nueva York, 1992).

[2] Reformas al Reglamento Interno del Órgano Ejecutivo (por medio del Decreto Ejecutivo número uno con fecha 1 de junio de 2004, publicado en el D. O. Nº 100, tomo Nº 363 de la misma fecha) que estipulan la creación de la Secretaría Nacional de la Juventud, como la entidad responsable de velar por el bienestar de la juventud.

[3] OIT 2004. Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil, Ginebra.

 

El presente artículo es parte de la Revista Latinoamericana de Derecho Social, para continuar leyendo se les invita a seguir el siguiente link:  http://biblio.juridicas.unam.mx/revista/pdf/DerechoSocial/5/art/art7.pdf

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail

Facebooktwitterredditpinterestlinkedinmail